SENTIR DE UN HERMANO MAYOR

respuesta_ser_pilo_paga
Un ajuste para que Ser Pilo fortalezca la equidad
29 Noviembre, 2016

SENTIR DE UN HERMANO MAYOR

bienvenida_nuevos_2017

Por Leonardo Londoño

Proyectivo C

A propósito del importante papel que cumplen los estudiantes de Proyectivo C, al ser los encargados de dar la bienvenida a todos los estudiantes nuevos y ser sus Tutores (en este caso, actuar como sus Hermanos mayores), la experiencia para unos y otros ha sido muy interesante. Publicamos el sentir poético, profundo y emotivo de uno de nuestros próximos graduandos, al asumir la responsabilidad que lo ha marcado tan positivamente.

 

Hace unos días conocí al cielo en un carnaval. Cargaba al día y a su espuma, mientras yo arrastraba los míos y recogía otro más. Yo, culpable de toda maldad noctámbula, sanguijuela de la tarde, de eterna palidez y sosedad (en realidad y en comparación), me enamoré. De todas las mentiras que he profesado, esta la considero, sin lugar a dudas, honesta. Mentira de fácil comprensión, aunque, creo, también lo es de minoritaria, y ojalá algún día  sea de popular conocimiento (y a la vez ojalá no, si les soy sinceramente egoísta).

Y sin embargo y sin reparo, no me interesa en lo absoluto, según el propósito de este breve párrafo, su comprensión. No estoy aquí para exponer y espero de todo corazón que tu no estés aquí para un informe; esto es una dedicatoria. Recuerdo los ojos, rocío en forma de canicas; recuerdo las sonrisas, espigando mis entrañas astilladas. El ruido… ese punto en particular es más bien un gusto adquirido, y supongo que el no adquirirlo es parte de mi problema. Al pestañear, era una mañana helada y cansada de helar. Al ver, el viento me convirtió en el tallo; en la hierba fresca me convirtió el tímido sol, cuya tibieza mantenía a los dedos brumosos de la niebla  temprana  a tan sólo centímetros de mi cabeza, y la fue alejando más y más; impotente en su livianeza, fue engullida por el cielo mi pesadez.

Sorpresivo: en su supuesta pequeñez, esos seres de una malvada y cruel inocencia, son más mundo, más río, más hoja, más universo que cualquier otro, pues esa es su verdad; no la proclaman, la viven y la contagian. Entonces ¿Qué más puedo decir? Lo que dije fue lo que necesitaba y lo dije porque fui obligado por mí y por mi cuerpo, me llené de alegría y ternura y mi alma necesitaba vomitar. Si algo queda por decir, es que no deseo regalarles un recuerdo, ni una lección; en mi egoísmo, todo lo que tengo de regalo es un sentimiento, tres veces mil veces, de cariño.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *