EL LEGADO DEL DESPLAZAMIENTO FORZADO

Portada

Compartir en:
Logo Ícaro
ÍCARO
AULA DE ÍCARO IAM


El desplazamiento forzado en Colombia es una realidad que ha dejado una marca profunda en mi familia y en mí. Durante décadas, las personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares y comunidades debido a la violencia, amenazas, persecución, conflictos armados, violaciones de derechos humanos y otras causas. Este fenómeno recurrente ha afectado a una gran parte del país, incluida mi propia familia.

Las causas del desplazamiento forzado en Colombia son diversas, ya que esto depende de cómo afecta a la familia, como afecta al pueblo y que gana la guerrilla. El conflicto armado interno, la presencia de grupos armados ilegales como guerrillas, paramilitares y bandas criminales, las disputas territoriales por el control de recursos naturales como tierras, minerales y cultivos ilícitos, así como la discriminación, la pobreza y la corrupción, son solo algunas de las razones que contribuyen a esta crisis.

Al ser un conflicto por todo el país, ha afectado a familias a lo largo de Colombia. Por eso en este texto profundizaremos en una historia de vida cercana, de mi familia. Mi familia materna su historia es cercana a el desplazamiento forzado de la epoca de los 90´s. En este periodo de diez años, establecieron vivienda en 5 pueblos diferentes, siempre en casas con más de 6 personas y con ganancias bajas a la epoca.

Mi abuela vivió una infancia marcada por la violencia, influenciado en su mayoría por la cultura de esa zona de Colombia. Recuerdo, cuando pequeña, cómo solía hablar de esos años llenos de temor y sufrimiento, cómo las amenazas constantes y la incertidumbre moldearon su vida desde una edad temprana. Cuando intento tocar este tema con ella, puedo sentir el peso del dolor y el trauma que aún lleva consigo.

Mi mamá también recuerda cómo el miedo y la preocupación de mi abuela se transmitían a ella y a su hermana cuando eran pequeñas. Temían ser víctimas de abusos o rechazos debido a su origen o a la violencia que las rodeaba. El desplazamiento forzado ha dejado una huella indeleble en nuestra familia, y a menudo nos encontramos evitando el tema por el dolor que despierta.

Este recuerdo doloroso genera muchas dudad frente a la seguridad y cuidado de las familias colombianas en los lugares rodeados de violencia, si han huido de forma segura o se han tenido que quedar por diversas amenazas. La seguridad del país es un tema que cuelga de muchos factores, a las cuales las soluciones que se les da no garantizan una vida digna.

Es impactante ver cómo el desplazamiento forzado continúa afectando a tantas personas en Colombia. A pesar de los esfuerzos del gobierno, las organizaciones internacionales y la sociedad civil para abordar esta crisis, sigue siendo un desafío monumental. Las soluciones implementadas, como la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y los programas de asistencia humanitaria, son pasos importantes, pero el trauma y el recuerdo del conflicto persisten.

Es fundamental reconocer el peso que el desplazamiento forzado tiene en Colombia y trabajar hacia una solución integral que aborde las complejas causas de esta crisis. La promoción de la reconciliación, la participación ciudadana en la construcción de paz y el desarrollo rural son pasos en la dirección correcta, pero se necesita un compromiso constante para garantizar la protección y el bienestar de las personas desplazadas.

Como miembro de una familia afectada por el desplazamiento forzado, estoy comprometida a profundizar en este tema y a contribuir a su comprensión y resolución. Aunque somos la primera generación fuera de la violencia directa, el legado del conflicto sigue presente en nuestras vidas y nos impulsa a trabajar hacia un futuro más justo y pacífico para todos los colombianos.



Infografía


FacebookSíganos en Facebook
FacebookSíganos en Instagram
youtubeSiga el Canal
TwitterEscúchenos en Spotify
TwitterSíganos en Tiktok
TwitterSíganos en X
icaritoVisite Icarito
social
social
social
social
social
social
social