CICLO PROYECTIVO

Un mercado internacional que pisa el desarrollo de Colombia

Portada

Compartir en:
Logo Ícaro
ÍCARO
EXCELENCIA IAM


INTRODUCCIÓN
A lo largo de la historia de Colombia y la expansión de su frontera se pueden ver dos factores característicos: los conflictos violentos y la influencia del mercado internacional. Sabemos que los conflictos son necesarios en la historia de las comunidades y relaciones, sin embargo, la forma de afrontarlos y solucionarlos define qué tanto podemos progresar. Lamentablemente, Colombia ha marcado su historia con conflictos resueltos de manera violenta desde la colonización española. La violencia interna caracteriza nuestra historia, aunque últimamente solo se habla de la última muestra de ella. Curiosamente, estos picos de violencia se ven influenciados y en algunos casos está implicado directamente de alguna manera el mercado internacional o externo al país.

El propósito de este ensayo es analizar el papel que los factores mencionados anteriormente desarrollaron en el impacto en tres de las diferentes colonizaciones colombianas: española, antioqueña y cocalera. Hablaremos principalmente de la razón por la que la colonización tuvo inicio y cómo se desarrolló frente al conflicto que caracteriza nuestra cultura y la falta de confianza con los pares que actualmente tenemos.

DESARROLLO
Colonización Española (1499 - 1550)
Inicialmente la expansión de la frontera colombiana comienza con la española y el “descubrimiento de América”, que en realidad era una búsqueda por una nueva ruta comercial que uniera Asia con Europa, específicamente India con España. La búsqueda se generó por un bloqueo en el comercio entre Occidente y Oriente, y esto fue causado por la caída del Imperio bizantino en manos del Imperio otomano. La colonización y exploración fueron incentivadas por el deseo de riqueza y prosperidad que la tierra nueva tenía de sobra y los conquistadores “necesitaban”. Esto era alimentado por leyendas como el dorado o la cantidad de oro que los indígenas tenían en sí mismos. La expansión de la frontera comenzó desde las costas colombianas, pues allí llegaban los barcos (la primera ciudad como tal fue Santa Marta, que es la segunda ciudad más vieja de toda Sudamérica, pero primero llegaron a Cabo de la Vela).

Los colonizadores masacraron personas, ideologías y culturas completas a lo largo de su búsqueda de más y más riquezas por los territorios colombianos. En busca de la supervivencia, las sociedades indígenas cambian de manera abrupta sus perspectivas y rumbos sociales, los grandes imperios como el inca y el azteca inician su declive, asumen el papel de desplazados de sus tierras para dar paso a la llegada de un nuevo modelo, fundamentado en la estructura de haciendas y encomiendas con ideologías monoteístas católicas que eran la principal razón de su sumisión, además del miedo, claro.

La encomienda y hacienda se establecieron, irónicamente, para proteger a la población indígena de los excesos a los que los conquistadores pudieran someterla. Pero ella fue en realidad utilizada para incluir a los indígenas en la economía española (como medio de producción) y evangelizarlos. Existieron dos momentos clave en la instauración de la encomienda, la primera de ellas fue la Antillana y la segunda la continental. En los primeros años, se trató de un reparto y distribución indígena para el trabajo en las minas y en el campo. La segunda es a partir del siglo XVI, cuando los reyes establecieron la libertad, o sea los vasallos, en donde se basaba en la entrega de tributo, pero en realidad seguían siendo tratados como esclavos. La hacienda estaba enfocada en el control de la tierra, no como la encomienda, que es el control de la persona por medio de su libertad moral y física, la hacienda buscaba la mayor forma de explotación hacia la tierra por medio de latifundios trabajados por indígenas, pues tiene que suplir a la colonia y también comercializar en el exterior.

Colonización Antioqueña (1825 - 1857)/ Del Cafe (1850-1970)
La demanda que Estados Unidos tenía por el café hizo que los comerciantes bogotanos y antioqueños aprovecharán la oportunidad de ingresar a Colombia en el mercado internacional. Pero la colonización cafetera comienza un poco después que la antioqueña, pies esta última comienza por las malas condiciones que se encontraban en los altiplanos antioqueños. Antes de ser la población que más influyó en las siguientes colonizaciones, Antioquia era un lugar de bastante desigualdad y pobreza, pues gracias a las tierras infértiles la única producción que tenían era la minería de oro. En busca de una mejor vida, las personas comenzaron a migrar hacia el sur y el occidente del país, en su momento esta región del país era básicamente bosque, así que sin más que su familia y machetes los antioqueños crearon caminos y construyeron minifundios que serán característicos de sus hogares. Los campesinos se encargaron de la expansión de la frontera, pues ellos mismos construyeron sus casas y los caminos necesarios para su producción y comercialización. Por esto mismo, los minifundios trabajados únicamente por la familia, que era la única mano de obra disponible, comenzaron a verse en mayor cantidad que los latifundios que caracterizaron la colonización anterior. Las familias solían ser muy extensas y por ello el rol de la mujer fue fundamental, sin embargo, se mantenía en una sociedad patriarcal.

La élite se dio cuenta de que podía comprar la propiedad de la tierra de los campesinos con papeles que tuvieran sus nombres en ellos, pues sabían que un campesino no iba a tener nada para autenticar su pertenencia. Así fue como muchos elitistas sacaban a las personas de sus casas si no les querían trabajar por precios injustos, algunos no se molestaban en discutir con esos campesinos que se negaban y los mataban directamente. Por esto las grandes familias y empresas privadas comenzaron a ganar más poder por medio del trabajo casi regalado de todos los campesinos que tenían trabajando en diferentes minifundios.

El café fue un producto que prosperó en la iniciativa privada y la siembra pequeña. Aunque demanda muchos cuidados para tener que cuidar muchas hectáreas, se volvió parte de la identidad e imagen que Colombia presenta al mundo. Gracias a los comerciantes, el café fue la carta de presentación colombiana al mercado mundial y se volvió la mayor fuente de ingresos hasta el día de hoy. Los empresarios ricos que otorgaron su capital y su ingenio para el primer proceso de industrialización de la región, además de un aumento en su monopolio en cuanto a distribución se refiere, hicieron el cambio en la economía de la sociedad en general. En esta colonización todas las partes de la sociedad actuaron, desde los menos favorecidos hasta los que les sobra favor, sin embargo, este proceso aumentó la brecha de desigualdad entre las clases, pues la sociedad avanzó, pero no todos en la misma medida.

Colonización De La Coca ((segunda mitad del siglo XX, década de 1980)
Nuevamente, la demanda internacional, especialmente la demanda estadounidense de narcóticos, se vuelve el principal motor en la cultura cocalera. Colombia ya tenía un contexto favorable para economías del contrabando. Las rutas del tráfico de la marihuana y la explotación de esmeraldas como prácticas ilegales fueron abriendo paso a un contexto social e institucional en que la economía de la droga y sus métodos violentos se fueron integrando y aceptando de manera transitoria en la estructura de la sociedad.

El éxito de Colombia en economía cocalera parte desde su formación, en un latifundio, pues la planta es sumamente fácil de cuidar debido a su compatibilidad con la tierra natal. Así mismo, no presenta dificultades para los campesinos, haciendo que estos prefieran su cultivo frente a otras plantas o productos en general y además del transporte se encargan los mismos comerciantes, quitando la ardua labor de llevarla a un punto de venta por los caminos mal cuidados o inexistentes de la zona no urbanizada colombiana. La coca es exportada por carteles organizados que la difunden por medio de barcos, aviones y toda clase de lugares inesperados y, así como con el café, Antioquia vuelve a ser de los lugares más importantes con el cartel de Medellín.

El potencial visto en la coca se debió en buena parte a que en el nuevo contexto de globalización de las tecnologías de la comunicación, la información y el transporte facilitaron la transnacionalización de las actividades ilegales a gran escala. Esta globalización de la cocaína les ofreció a los actores armados nuevas oportunidades para desarrollar una economía a base de la guerra, a través de las economías ilegales de carácter global y la seguridad internacional.

El conflicto armado colombiano se agudizó gracias al narcotráfico de coca, pues este dinero ilícito es utilizado por los grupos armados, pues no es examinado, incentiva la corrupción y compra las instituciones del Estado, minando la posibilidad de convivencia ciudadana por la falta de credibilidad en las instituciones, creando un narcoestado. Por esto mismo, los líderes de otros países son los que tienen que entrar a controlar esta situación con estrategias que afectan a otras siembras agrícolas y las condiciones de salud de los campesinos.

CONCLUSIÓN
En las colonizaciones se generan consecuencias económicas positivas y progresistas, por lo menos en lo que al capitalismo y su definición de progreso se refiere, sin embargo, las consecuencias sociales suelen ser más que todo negativas, pues lamentablemente en Colombia no hemos visto una colonización sin violencia.

A lo largo de las historias de sometimiento nos encontramos con situaciones violentas, matanzas sin escrúpulos, violaciones, secuestros, desplazamiento, etc. Y a pesar de que la historia puede predecir lo contrario, las personas siempre esperan la paz, aunque esta sea momentánea. Pero en Colombia las mismas personas aceptaron la violencia como algo característico de su forma de vida, el conflicto armado colombiano no solamente acabó con la vida de miles de personas, sino también acabó con la esperanza que muchas de las personas sobrevivientes tenían. Así mismo, acabó con las expectativas hacia la política y la democracia, lo que un colombiano promedio espera de un político es menos de lo básico, teniendo en cuenta el papel tan importante que estas personas deberían desarrollar en el país. Colombia aceptó como algo de su cultura factores negativos como la corrupción y el narcotráfico.

Como ha sucedido a lo largo de los años, muchos íconos adorados o recordados en realidad han sido personas externas a nuestra cultura que le hicieron mucho daño a las personas y, a pesar de que en el momento estamos dándonos cuenta de los que arrasaron con la cultura que habitaba antes la zona, no tenemos en cuenta los que en el presente arrasan con nuestras vidas y medios productivos.

Con todo lo dicho en este ensayo propongo una pequeña reflexión hacia quienes vemos como héroes y, si tan héroes son, ¿por qué se mantienen a lo largo del tiempo las respuestas violentas hacia la diversidad o el progreso?

BIBLIOGRAFIA