CICLO PROYECTIVO

Un futuro en paz, sin homogenización

Portada

Compartir en:
Logo Ícaro
ÍCARO
EXCELENCIA IAM


En los últimos años, nuestra sociedad se ha cuestionado su lugar como el centro del universo, así como el sol lo es para los planetas que lo orbitan. Este pensamiento dominante se ha evidenciado a nivel global, principalmente en nuestra relación con el ambiente, porque como sociedad consumista, llegamos a los animales como recursos. Sin embargo, cuestionar nuestro lugar en el universo no es tan sencillo, porque la alimentación está estrechamente relacionada con la religión que se profese. “(...) los veganos tienen una mirada crítica tanto a las instituciones sociales como a las religiones y tradiciones, a causa de su rechazo sienten que se alejan de tales estructuras” (Contreras, 2016).

Un anti-consumo de animales, es disruptivo para nuestra sociedad Colombiana, debido a que el cristianismo, la religión más profesada en nuestra sociedad, plantea al ser humano como especie elegida. Esto, porque dentro de la religión nos visualizamos como la especie más parecida a Dios. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó (...) ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la Tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la Tierra” (Biblia Reina Valera, 1960, Génesis 1:26). No obstante, en Colombia las guerras internas aportan puntos a favor del anti-consumo de animales, a razón de que los grupos armados están relacionados con la producción de carne de animales, principalmente la ganadería. “De hecho, el paramilitarismo temprano aparece como una fuerza punitiva, fundamentalmente de los ganaderos y narcotraficantes (...)” (Gutiérrez y Barón, 2006).

Entonces, vemos que como sociedad debemos elegir entre una disyuntiva de consumo o anti-consumo de animales, por esto debemos responder la pregunta de: ¿Se debe limitar el derecho de las personas a elegir su alimentación? Es necesario tener claro el concepto del veganismo, este es una postura ética de vida, en la cual se busca evitar el maltrato, el consumo y la explotación de cualquier especie no humana, debido a que desde un punto de vista vegano se considera que el universo no gira en torno a ningún ser. “Las personas veganas encontradas consideran que practicar el veganismo es una forma de vida donde no se utilizan derivados (...) puesto que conciben el uso y consumo de estos productos como una forma de explotación animal” (Contreras, 2016). El veganismo sería opuesto al carnismo, que también es una postura ética. Sin embargo, esta considera al ser humano como el centro del universo. Nos referimos en este caso al carnismo como el consumo de animales, en el cual no se cuestiona el consumo de animales. El veganismo se clasifica según la razón por la cual se haya decidido está postura de vida, pueden ser, motivos religiosos o ideologías políticas.

Asimismo, es necesario tener claro el concepto de la tauromaquia, para resolver la disyuntiva de consumo o anti-consumo de animales, ya que es considerada por los veganos como maltrato y método de tortura para los animales, del mismo modo que el testeo en animales y la crianza intensiva para el consumo humano. “Más que demostrado está por la ciencia que los animales sufren terriblemente durante semejantes "actuaciones" de cara al público” (Giménez-Candela, 2019). En la tauromaquia se habla de la desventaja del toro frente al torero. Sin embargo, desde la visión taurina, la tauromaquia es considerada como un arte en donde el torero es quien está en desventaja con respecto al toro, debido a que su propósito es mostrar la fuerza del toro como dice Jorge Henao,"El asunto no es ver unos toros, estos se pueden ver en las ganaderías, el asunto es ver y contemplar lo que hacen, es una característica única y exclusiva de estos toros de lidia. El toro de lidia fue hecho para embestir" (Jorge Henao, 2018). Los taurinos, comparan a la tauromaquia con otros espectáculos, tales como el coleo y las peleas de gallos.

En este texto usaremos la visión que se plantea desde el veganismo, pues consideramos que los animales no son objetos, y aunque no siempre estemos en ventaja frente a ellos, tenemos más uso de razón que ellos, debido a que nuestra realidad está construida por y para nuestra especie. De este modo los animales viven en una realidad en la que no están incluidos.

Para añadir a esta contextualización, se debe comprender lo que es un sujeto de derechos, ya que puede ser una ayuda para la consolidación de los derechos de los animales. “Cuando la persona natural, con personalidad jurídica reconocida por el Estado, actúa en el marco de una relación jurídica determinada, se convierte entonces en sujeto de derecho” (Grisel Galiano Maritan, 2013), Creemos que la idea de considerar parcialmente a los animales como sujetos, no implica un quiebre de las lógicas antropocéntricas, pero sí garantiza unos límites del accionar humano sobre los animales. Lo anterior fortalece los derechos animales 1 , pues estos son justamente los límites del humano en la relación con los animales. Por otro lado, como último concepto para responder la pregunta inicial es necesario definir el antropocentrismo. Shaeffer lo describe como: “la idea de que el ser humano constituye una “excepción radical” entre todos los seres”, siendo el ecocentrismo el opuesto, y el antiespecismo como el movimiento antidiscriminatorio para llevar este a cabo. Teniendo claridad de estos conceptos, se retoma la pregunta inicial ¿Se debe limitar el derecho de las personas a elegir su alimentación? El derecho a elegir nuestra alimentación debe limitarse porque debemos transformar la relación que tenemos con los animales, asimismo, debemos cuestionar nuestro antropocentrismo y debemos generalizar el respeto animal en nuestras sociedades. La tesis mencionada, se argumenta mediante tres líneas argumentativas, ahora procederemos a explicar cada una.

En primer lugar, el derecho a elegir nuestra alimentación debe limitarse porque debemos transformar nuestra relación con los animales, donde existan límites de respeto, para consolidar los derechos animales, que son diferentes a los humanos. Camilo Perea menciona que “Al respetar los derechos de los animales no, se nos está privando de derechos, se está respetando el derecho de los que históricamente no se les han respetado" por otro lado esto se puede comprobar en la entrevista con Joaquín Becerra (torero de Bogotá), quien mencionó como problemática la instauración del veganismo, por lo demagógico de este. Esto nos muestra que el veganismo necesita instaurar una relación en la cual no se vea como sacrifico respetar a los otros animales. Por otro lado, es necesario instaurar límites claros, y que tengan en cuenta el dolor, en el trato a los animales, para así asegurar la calidad de vida de estas especies, ya que son estos límites los que consolidan los derechos animales. Esto se ve reflejado en uno de los principales argumentos del cambio a través del respeto animal: "Los animales son seres con la misma importancia que nosotros” (Ed Antoja y Jenny Berengueras, 2017). Por otra parte, es necesario consolidar y entender que los derechos animales son diferentes a los humanos, debido a que los derechos de los animales se basan en limitar nuestras acciones con las demás especies, . En el caso de que los derechos animales fueran iguales a los humanos entonces como dice Hector José (dueño de la plaza de toros de Sincelejo) no tendríamos animales de compañía porque estos son puestos en nuestros hogares sin nuestro consentimiento. Lo cual no se puede hacer con los humanos.

Por otro lado, debemos generalizar el respeto animal en nuestras sociedades, porque como sociedad debemos cuestionar la visión antropocéntrica de la actualidad y las ideologías que están detrás de esta. Porque de esta forma nos daríamos cuenta de que producimos animales únicamente para su sufrimiento. Esto se puede ver en el discurso “el cambio a través del respeto animal” en uno de sus argumentos principales el cual dice “No es natural que teniendo la capacidad de elegir nuestra dieta, comamos a animales sintientes, solo porque no hemos establecidos vínculos afectivos con ellos” viendo lo que hay detrás de comerse una carne, adicionalmente esta es la forma de destruir y acabar practicas que consideramos como tortura animal, como la tauromaquia, ya que estas no tendrian un sustento ideologico. De igual forma podemos evidenciar esto en el discurso de Joaquín Becerra, ya que al ser catolico no se distancia de su mensaje y no lo considera antropocentrista porque nunca se le ha cuestionado su visión tradicional católica. Por otro lado, es necesario entender que tenemos más uso de razón, como menciona Hector José (dueño de la plaza de toros de Sincelejo) “El ser humano tiene un uso superior de la razón a el de otras especies”. Justamente por esto es necesario actuar para el reconocimiento del dolor y de las emociones de las otras especies. Esto lo comenta Camilo Perea "tenemos que expandir nuestros círculos de empatía a todos los seres que habitan en el planeta" sin embargo este argumento tiene una visión ecocéntrica, visión con la cual no creemos que se pueda consolidar los derechos animales. Pues, en un ecocentrismo no habría reconocimiento de derechos animales porque los humanos somos los que podemos cambiar nuestra realidad y en este modelo no tendríamos poder. Para añadir otro argumento, es necesario entender que nuestro mundo no incluye a las otras especies, cuando estas también son parte del mundo, y esto lo podemos sustentar a través de las afectaciones que nos plantea “el cambio a través del respeto animal” ya que nos muestra que al usar a los animales como recursos les estamos haciendo daño a el planeta tierra “El consumir carne de origen animal afecta a uno mismo, al sistema social, asimismo genera grandes afectaciones en el medio ambiente.” finalmente para complementar, en el discurso de “El Cambio Climático y su Relación con las Enfermedades Animales y la Producción Animal” en el que se expresa que “que la ganadería está siendo observada por ser más intensiva en emisiones que otras formas de producir alimentos” (Oyhantcabal, W.; Vitale, E.; Lagarmilla, P.).

Por último, el derecho a elegir nuestra alimentación debe limitarse porque debemos generalizar el respeto animal en nuestras sociedades, para que el veganismo no sea la única opción de respetar a las demás especies, evitando así la homogeneización. Debido a que debemos generalizar el respeto animal en nuestras sociedades, debemos cambiar la mentalidad de raíz desde nuestro contexto colombiano, implementando una mentalidad con fundamentos de respeto animal. Porque la tauromaquia colombiana, aunque sea una práctica que esté en decadencia, la mentalidad sigue existiendo, si se instaura una mentalidad parecida a la vegana en nuestra sociedad esta se mantendría, ya que como menciona el discurso “hacia un futuro vegano” el cual menciona “Tendríamos que fomentar un entorno que facilite el cambio, principalmente mejorando, abaratando y aumentando la disponibilidad de las alternativas a los productos animales.” mostrando que un contexto ya respetuoso con el ambiente es más fácil el camino hacia el veganismo. Asimismo, es necesario entender que el veganismo no debe ser la única opción de respetar a las demás especies, este respeto debe venir integrado en la mentalidad de la sociedad. Esto lo podemos ver en nuestro país ya que el veganismo en Colombia se sigue viendo como una anomalía y para que no sea tan disruptivo con la cultura, se intentan replicar alimentos propios del país. Sin embargo, de esta forma, los costos se incrementan hasta un punto insostenible para la mayoría de la población Colombiana. Por esta razón, se debe cambiar la mentalidad más no solo la alimentación, debido a que el veganismo al instaurar una lista de alimentos los cuales no son de acá, como se puede ver en el discurso “El cambio a través del respeto animal” en el que se plantea una lista de alimentos sin tener en cuenta las condiciones medioambientales de otras regiones del mundo, de esta manera aumentando las posibilidades de plagas, el veganismo transgrede la alimentación y por consiguiente la religión de una cultura, implica la eliminación y homogeneización de las culturas, de esta forma si el veganismo no es la única forma de respetar a los animales, no habría la homogeneización.

En conclusión, creemos que el derecho a elegir a nuestra alimentación, si se debe limitar, pues el ser humano al tener mayor niveles de conciencia, y estar en un mayor nivel de jerarquía con respecto a otros animales, está en la capacidad de poner límites de respeto, esto se mantiene dentro de las lógicas antropocéntricas propias de la doctrina católica hegemónica. Sin embargo, para lograr esto, es necesario trascender y cuestionar como sociedad nuestra visión de un antropocentrismo. Además, debemos entender que las otras especies también tienen un rol importante en el planeta tierra. Esta visión debe generalizarse en nuestras culturas, ya que el veganismo, homogeniza debido a que destruye nuestras culturas, eliminando la forma de alimentación.De esta forma, sí generalizamos el cuestionamiento al carnismo antropocéntrico, el cual no reconoce que desde este también se puede respetar a los animales. Podríamos lograr que el veganismo no sea la única forma de respetar a los animales.

Bibliografía: