Palabras de Proyectivo C 2024 en la bienvenida al Ciclo para proyectivos A y Alfa

26 de febrero de 2024
Portada

Compartir en:
Logo Ícaro
ÍCARO
VIDA MERANISTA IAM


"¿Listos para el verdadero comienzo de su viaje? Observen los rasgos de sus propios rostros: ¿quiénes son aquellos caminantes que antes ya vieron a los ojos de la profe Jissel, que ya jugaron en el césped de canchas verdes, que ya se perdieron en laberintos intelectuales durante las arduas jornadas de matemáticas y de ciencias naturales? Piensen en el camino que han recorrido, recuerden sus inicios, en aquel mundo gigante que empezábamos a conocer. Ese tiempo efervescente donde la inocencia y las dudas se entrelazan en un baile encantador. Es un sendero de descubrimientos, donde cada rayo de sol, cada brisa y cada grano de tierra se convierten en tesoros por explorar. En ese mundo de maravillas, donde fuimos pequeños seres que aprendían a dar sus primeros pasos, tanto físicos como emocionales, tejiendo los hilos de la comprensión y la empatía. Es un tiempo donde los ojos brillan con la luz de la esperanza y la mente se abre como un lienzo en blanco, listo para recibir las pinceladas del conocimiento y la experiencia. Despertamos nuestro asombro ante la grandeza del universo, y nos adentramos en el valor de la convivencia. Es un tiempo mágico, donde la simpleza se convierte en belleza y cada momento es una aventura en sí misma.

Pensemos en nuestro siguiente paso, cuando ya habíamos visto lo suficiente como para poder nombrar nuestros hallazgos; la base de ese puente entre la inocencia de la niñez y la madurez del alma, nuestra continuación del viaje fascinante hacia la comprensión y el descubrimiento. El momento en que los ojos se abren con nueva lucidez, y el corazón late al ritmo de las inquietudes que despiertan en la mente joven. En esa etapa, donde los horizontes se amplían con cada pregunta que surge, con cada duda que se convierte en motor de la exploración. Cuando entendimos que los conceptos se entrelazan con la vida cotidiana, donde aprender el significado de las cosas se convierte en un acto de empoderamiento y alegría. Aquel que fue el lugar donde se plantaron las semillas del entendimiento, donde las raíces de la curiosidad se aferraron a la tierra fértil del saber. Cada pregunta se volvía un faro que guiaba hacia nuevos horizontes, y cada respuesta es un destello de luz que iluminaba el camino.

Ahora, recordemos la etapa que acabamos de recorrer, el mundo del que apenas brotamos, aquella época de los cambios, donde nuestras relaciones soltaron su primera chispa de verdad, ese momento cuando al abrir los ojos vimos el universo que nos rodea y sentimos su fuerza en nosotros. La transición hacia la conciencia de nuestro entorno y de cómo nuestras acciones reverberan en la vida de los demás. El momento en que nuestros ojos se abrieron a la complejidad del tejido social y las relaciones humanas, convirtiéndose en el latido mismo de nuestra existencia. En esa etapa, donde las interacciones con el mundo nos moldean y nos revelan facetas de nosotros mismos que antes yacían latentes, escondidas. En este cruce de caminos, nuestro alrededor se convirtió en el lienzo sobre el cual pintamos nuestras experiencias, donde nuestras ideologías toman forma y nuestras relaciones se transforman en hilos que tejen la tela de nuestra vida. Un tiempo de descubrimiento, de búsqueda de nuestro lugar en el mundo, donde el amor, la empatía y la compasión se erigen como pilares fundamentales de nuestra existencia compartida.

Ahora ha llegado el momento de preguntarse, ¿qué viene después? ¿qué ocurre más allá de las bambalinas de la memoria? Cincuenta y cuatro vidas han germinado durante los tres primeros ciclos del Merani. ¿Qué les ampara en los caminos de Proyectivo? ¿Quiénes serán los viajeros que hoy arriban a los puertos de A y Alfa, cuando ya los tres años hayan pasado y la graduación se muestre ante el umbral de su expectativa? Dar una respuesta a esta pregunta, que acaso sea la única cuestión tan importante como el pasado, es una empresa imposible para nosotros. Diversos y bellos son los caminos que cada alumno emprende en su ascenso al gran final. Cada individuo es una cosmogonía de experiencias únicas, de historias particulares, impredecibles, cargadas de sentido. Entonces quizá sólo podamos desearles precisamente eso; que sean impredecibles en sus marchas, que vivan las mil historias que nosotros no vivimos, que cuenten a la próxima generación, conmovidos hasta el tuétano, las leyendas que forjaron en sus últimos tres años de colegio. Es nuestra esperanza que los guíen y les muestren una sonrisa, como hoy hacemos nosotros, en los linderos de nuestro camino.

No lo olviden; el sendero por el que pasaron los ha formado y desarrollado como grupo, pero siempre hay que seguir adelante, buscando y siendo curiosos y sobre todo creciendo como personas. El primer día de clases del último ciclo trae consigo una mezcla de emociones abrumadoras. El salón de clases resuena con risas nerviosas, conversaciones animadas y el palpitar de corazones llenos de expectativas. Las caras familiares se entrelazan con las nuevas, cada una llevando consigo historias, sueños y temores. Es un camino complejo, y puede que haya dudas, pero siempre cuentan con sus compañeros, no solo de su grupo, si no de todo el ciclo. Estamos aquí para ayudarlos en lo que necesiten, esa es una característica del ciclo proyectivo, la cooperación entre todos los cursos y un desarrollo conjunto.

Este ciclo que empezaron tiene cosas muy buenas, y es equiparable a una aventura, donde hay de todo un poco. No les miento, habrá dificultades, pero siempre que permanezcan unidos, y con el apoyo de todos, cualquier problema será minúsculo y será fácilmente solucionable. Aprovechen esta nueva etapa de sus vidas, y vívanla como nunca, aprendan cosas nuevas, piensen quienes son y busquen su fundamento. Aprovechen las asignaturas, los seminarios y las aulas; estos son espacios únicos y dinámicos donde se encontrarán a ustedes y sus gustos en un entorno diferente y con la compañía de todo el ciclo. A sus profesores, ellos saben y han pasado por muchas situaciones que, aunque parezcan distantes, son bastante cercanas a las que se viven en esta última etapa del colegio. En este ciclo proyectivo, estamos aquí para acompañarlos en cada paso del camino y celebrar sus logros. Confíen en su capacidad para alcanzar sus metas y recuerden que, aunque el camino pueda parecer difícil en ocasiones, cada desafío les brinda la oportunidad de crecer y fortalecerse. Que este último ciclo escolar sea una experiencia inolvidable, llena de aprendizajes, amistades y momentos que atesorarán por siempre.

No es nuevo para ustedes el rumbo tumultuoso del Merani; han surcado años de arduo aprendizaje y conocen de memoria los modos de este ecosistema. Son ustedes los veteranos, yace en su palma una posibilidad milagrosa, un deber más que noble; el de aprovechar cada instante, ser conscientes de la irrepetibilidad de las clases con Cediel, el carácter irreverente de Mechas, los conceptos rigurosos de las explicaciones de Muñoz, la pedagogía realista de Yesid, la profundidad de Henry, los esquivos brotes de originalidad de Sánchez, la claridad de las palabras de Laura y la pasión ilimitada de Iván; que guarden íntimamente el recuerdo de los partidos de fútbol, de voleibol y de baloncesto, que en la memoria de esos partidos encuentren una excusa para volver a la imagen de sus compañeros de curso, los amigos que vienen acompañándolos desde que el mundo es mundo. Aprovéchenlos; rían y lloren con ellos tanto como la vida se los permita. No releguen a la pasividad el cúmulo de experiencias hermosas que todavía tienen la oportunidad de inscribir en su alma. Al final sólo quedan esas inscripciones; todo es una excusa para el recuerdo. Ábranse hoy los senderos que no sólo han de conducirlos hacia la exploración de uno y cien proyectos de vida, sino hacia ustedes mismos; ustedes son la otra orilla, el inevitable punto de llegada.

Habiendo recorrido toda esta precuela de sus vidas, lo único que nos queda a nosotros, como Proyectivo C, es decirles que estamos orgullosos de que sean el futuro de esta generación, y confiamos plenamente en todo el potencial que todos y cada uno de ustedes lleva adentro. Queremos invitarlos a gozar de este maravilloso momento de sus vidas, sentirse orgullosos de ser estudiantes meranistas, y también queremos que gocen todas las experiencias formidables que se avecinan para ustedes.

Las memorias que construyan en los próximos años, seguro las atesorarán en su corazón por el resto de sus vidas, y aquellas caras conocidas en esta experiencia a las que tuvieron la oportunidad de nombrar como “amigo” o “profe”, o simplemente como un compañero, monitora o un conocido, quedarán dibujadas para siempre en los recuerdos de una de las mejores épocas que han vivido.

A nosotros ya no nos queda mucho tiempo más con ustedes en este lugar, y por ello esperamos que este 2024 sea un año absolutamente inolvidable, donde todo el ciclo Proyectivo pueda convertirse en un curso de 140 personas que confían las unas en las otras, y que todos ustedes, en el momento en que lo necesitan, puedan contar con nosotros tanto este año como los próximos.

Hoy les damos la bienvenida a su último ciclo, y con esto queremos invitarlos a soñar, a cuidar, a ser resilientes. Quizá su sentido y su forma de habitarse a sí mismos cambie, sin darse cuenta el tiempo poco a poco los sorprenda con su implacable suceder y se vean acá donde estamos nosotros hoy, fluyan con él. Conozcan y formen su propia posibilidad, al final, cada uno vive todo el tiempo consigo, nosotros los acompañaremos este año, y a algunos, quizá algo más de tiempo. Deseamos que nuestra estadía juntos sea cálida y placentera, que los podamos acompañar en lo que necesiten.

Por ahora vengamos al presente, mírense entre ustedes, con la mayoría va a compartir gran parte de su tiempo en los momentos venideros, respétense, cuídense y ténganse los unos a los otros, vivan día a día, con tranquilidad, auténticamente. Así que hoy iniciamos con esperanza, fuerza, cuidado y pasión, con responsabilidad, nuestro futuro se nos está convirtiendo en el ahora.

Con mucho cariño para nuestros compañeros recién ingresados a proyectivo.

Un fuerte abrazo, y la mejor ventura para ustedes.
Prom 2024 IAM